Connect with us

Actualidad

¡Isabel Pantoja y sus caprichos! ¡¡Salen a la luz y Sálvame alucina!!

Isabel Pantoja tuvo mucha suerte. Aunque ya había casos de coronavirus en España, no fue hasta el 14 de marzo que se decretó el estado de alarma. La tonadillera logró volver al escenario después de años de ausencia. Lo hizo el 6 de marzo en el Centro Wizink de Madrid, y a pesar de algunas críticas por fallos técnicos, el lugar estaba lleno de gente. Después de la crisis sanitaria que atraviesa el país y el mundo entero, es muy probable que el cantante no esté en el escenario durante otra larga temporada. Sus proyectos se están cayendo de la agenda.

El lunes pasado se emitió el primer programa de Idol Kids, que ya ha sido grabado. Sin embargo, Telecinco decidió guardarlo en un cajón porque tal vez en el futuro le faltarán programas y series, debido a la situación actual en la que la producción de todo estaba paralizada.

Fue precisamente a través de su participación en este programa que todo salió a la luz. Siempre se ha hablado de las exigencias de Isabel Pantoja cada vez que actúa, ya sea en el escenario o en la televisión. Sin embargo, ella misma nunca los confirmó. El aire de su diva es evidente en todas sus obras. Cuando participó en Supervivientes 2019, se rumoreaba que habría pedido teñirse el pelo todas las semanas, para que siempre estuviera perfecto. En Idol Kids se rumorea que la cantante tomó los vestidos que le prestaron para las galas y no los devolvió.

En su concierto, también hizo efectiva su lista de deseos. Las cosas más llamativas son un cómodo sofá, rosas blancas para el vestidor, jamón de bellota y cinco jotas u ocho litros de té con sabor a limón de una marca conocida, entre una larga lista.

En la sala de seguridad, requiere de dos escoltas y un servicio de salud exclusivo para ello y se encuentra cerca de un hospital. El traslado en avión debe ser en primera clase para ella y su hermano Agustín. El resto del equipo, en clase económica. Para quedarse, pida una suite para ella y su hermano en un hotel de cinco estrellas o, si no el mejor de la ciudad.

caprichos isabel pantoja

La cantante acudió al rodaje de Idol Kids con cinco profesionales a su disposición en todo momento. Es la persona que más trabajo da al equipo de producción, que está encima de ella para que no le falte nada.

La madre de Kiko Rivera suele pedir sopa de pescado para comer. Pero no cualquier sopa. Le gusta la sopa que preparan en un conocido restaurante de Pozuelo de Alarcón con una estrella Michelin. El precio de esa sopa es de unos 100 euros. Pero no es la única delicadeza que le gusta. También tiene una preferencia por el salmón ahumado y las aceitunas.

Las grabaciones de Idol Kids son bastante largas y por eso pidió a la producción una almohada para sentirse más cómoda, pero no cualquier almohada. Le gustan las de silicona. Para encontrar la almohada perfecta tenían que comprar y probar hasta diez almohadas diferentes. También tuvieron que comprarle varios medicamentos.

Trending